Inicio

Una educación desde y para las personas que experimentan la vida de forma intensa

El proyecto «Educación Sensible» (ES) surge de la necesidad de ayudar a crecer a las personas que experimentan la vida intensamente: Esto incluye a quienes han sido descritos como «creativos», «divergentes», «empáticos», «emocionales», «altamente sensibles», «con altas capacidades»… pero no está limitado a esas categorías, ni tampoco se limita a estudiantes e hijos, sino que también se cuenta con la alta sensibilidad de los padres, los docentes, los directivos y de tantos otros que forman parte de la red educativa.

Para esto, «Educación Sensible» toma como fundamentos psicológicos la teoría de la desintegración positiva (TPD), desarrollada por Kazimierz Dabrowski (1902-1980), la línea de investigación de la Sensibilidad de procesamiento sensorial planteada por Elaine Aron en los años 90 y la Teoría de la Sensibilidad Ambiental propuesta por Michael Pluess en 2015.

Creemos que poner el enfoque en la educación desde la sensibilidades puede suponer una gran aportación a los retos de las comunidades educativas, convirtiendo el problema de contar con personas inadaptadas en las comunidades, en una oportunidad de hacer de esas personas unos catalizadores de la creatividad y la empatía en la escuela. De un modelo educativo convencional que debe afrontar toda una epidemia de depresión, ansiedad, desmotivación general y violencia, pasamos a una educación que «hace del limón, limonada», convirtiendo los problemas originados por la mala gestión de la sensibilidad de las personas, en oportunidades para crecer en comunidad con esperanza, generando el deseo de transformación educativa en forma de nuevas iniciativas social-educativas, nuevas políticos educativas que no solo atiendan a la diversidad sino que sean capaces de beneficiarse de ella, e incluso, desde las escuelas surjan movimientos humanistas que se orienten a la justicia y la paz en el mundo.

Queremos ayudar a las comunidades educativas para que logren aspirar a su mejor versión desde una reintegración más humanizada, puedan ayudar a elevar el nivel de nuestra sociedad.

Para este fin, presentamos estudios y propuestas que trabajan desde la ciencia las teorías relacionadas con la sensibilidad interior de las personas en su relación con lo otro, introduciendo sus ideas en un lenguaje sencillo pero sin simplificar el contenido de estas complejas teorías. Al mismo tiempo, cuestionamos las teorías, las comparamos, sacamos paralelismos, etc. Todo con ánimo de un mejor entendimiento y prosperidad de la educación, las personas y las comunidades educativas.

También mostramos buenas prácticas de experiencias educativas y estudios de casos de personas con alta sensibilidad interior para ver lo que podemos aprender de sus ejemplos, ya sean positivos o negativos.

Si esto despierta tu interés como teórico o práctico de la educación, o por que te identificas con los rasgos de la alta sensibilidad interior, te invitamos a que contactes con nosotros para ver la forma de colaborar o aprender más.

Gracias por estar aquí, y si tiene alguna pregunta, no dude en enviar un correo electrónico a nuestro investigador coordinador, Luis Manuel Martínez Domínguez.